Capitulo dos del libro “Esto también va a pasar “

“…Una vez tuve el privilegio de que se cruzara en mi vida una persona muy especial. Esas personas que aparecen en nuestro camino para acompañarnos, para reafirmarnos que no estamos solos. Ancianos, no por edad, sino simplemente porque aprendemos de sus pasos. Aunque cronológicamente no tuvieran muchos más años que nosotros.  Los verdaderos ancianos, de los que aprendemos, simplemente van adelante, los que cumplen esa sagrada función. Esas personas que te acompañan y enseñan.

Siempre es bueno escuchar a quien va adelante. 

Un día hablaba con él sobre el conocimiento profundo, ese conocimiento ancestral que nos puede permitir un paso más amable por esta experiencia. Conversábamos sobre dónde hallarlo y cómo reconocerlo entre tanta niebla, entre tanto discurso académico, muchas veces llenos de formas bellas que esconden su ausencia de fondo. Me decía él que ese conocimiento es parte de la esencia de todo. Por lo tanto, se encuentra en las cosas más simples para que lo podamos hallar todos, para que lo podamos descubrir en todos lados, especialmente en los menos pensados. Que, como justamente estaba en todos lados, había que estar muy atentos para poder reconocerlo y que no se nos mezclara con la supuesta sabiduría de los hombres. La que tendíamos a guardar en lugares importantes donde los hombres guardan sus cosas, las que creen importantes.

Pero la real estaba en los lugares simples, por eso justamente no es de los hombres, sino de mucho más que los hombres. Se nos presentaba día a día mezclada con la gente y las cosas sencillas. 

Esto no me resultaba muy claro cuando lo escuché la primera vez, por lo tanto, seguí indagando un poco más.

-¿Cómo la reconozco? ¿Cómo se cuál es la indicada? ¿Cómo la separamos del ruido lógico de fondo, el de los hombres de la que hablas?

-No te preocupes -me decía,- tu espíritu la reconoce y te va a avisar.

-¿Cómo lo va a hacer?  Si no tiene ni mi número -pensaba yo….”

      Una vez más esa llamada se dio un día mirando un hecho que seguramente viste, lo vieron millones de personas en el mundo . Fue la conferencia donde Lionel Messi, anuncio su separación del Barca .  Solo en un atril y llorando, seguramente lo viste. Pues eso genero la llamada del “espíritu “  en esa simple conferencia , había no una sino tres claves fundamentales para vivir en armonía. Tres grandes enseñanzas para crear paz.

1. Las cosas son como son y no como deberían

Nos quitaría gran peso entender que todo pasa y lo importante es saber  donde tenemos la atención

Estos es aplicable a todo: a las relaciones afectivas, laborales, etc. Quizás Lionel y la afición “culé “ se merecían otra despedida otro final o ahora o al final de su carrera con un “Camp Nou “ repleto y un gran partido homenaje… pero las cosas son como son.

Muchas veces vivimos angustiados porque las cosas no son como queremos que sean.

Estamos a disgusto por ejemplo, con nuestros jefes porque no son como queremos que sean, porque nuestra pareja no nos trata como nos gustaría que lo hiciera, por los políticos, porque nuestros hijos no son como queremos que sean, porque nuestra economía no es la que pensamos que deberíamos tener, etc, etc. La verdad es que no podemos controlar a nadie

Entender que las cosas son como son y no como deberían, disminuiría la auto-decepción, es decir, las decepciones que nos creamos continuamente. No generar expectativas.

Por ejemplo,  a veces queremos que a nuestros hijos por ser hijos nuestros les gusten las mismas cosas, o que si vamos a algún restaurant nos atiendan de una determinada manera

Tenemos que tener muy en claro el sentimiento que nos mueve

Comprender algo fundamental:  la gente hace lo que puede con la manera de ser que tiene, y no, lo que quiere. Comprender esto nos va a permitir que no nos decepcionemos, comprender que si alguien nos contesta mal quizás hubiera querido hacerlo de otra manera pero no puede hacerlo, el otro hace lo que puede con la manera de ser que tiene y con la comprensión que tiene en ese momento. Así vamos a poder frenar  y escuchar a quien nos habla y no tomar las cosas de manera personal

El aprendizaje que nos dejan los Grandes Maestros como Jesús y como Buda es precisamente eso: que cada uno hace lo que puede con la manera de ser que tiene

«Si ÉL con nosotros, quién contra nosotros ?

Debemos salirnos de la ecuación, no es que la otra persona te trate mal, es que la otra persona trata mal, no lo tomes personal.

Aprendiendo a manejar las expectativas.

Siempre dar lo mejor de nosotros mismos, sin esperar que el otro nos dé nada. El otro dará lo que pueda y nosotros haremos lo que nos comprometimos a hacer, eso no quiere decir que tengamos que estar junto a esos seres toda la vida.

Por ejemplo, si le enviamos un mensaje a alguien queremos que nos respondan a la brevedad, eso es hacer que las cosas sucedan como queremos en nuestra mente, trasladándolo al mundo exterior y pretendiendo que el otro sea como nosotros queremos que sea, entonces en ése momento estamos creándonos una auto-decepción y no estamos aceptando al otro como un legítimo otro, no estaríamos aceptando  al otro como es ahora y que quizás más adelante su nivel de expansión pueda ser distinto.

Empezar a comprender esto disminuirá nuestro enojo y victimización completamente.

El no comprender éstas cosas es lo que nos convierte en víctimas y hace que salgamos de nuestro rol de creadores, colocándonos en actores de reparto de nuestra propia vida. El protagonista de la obra entiende que las cosas son como son y no como deberían ser.

2. Los  eventos son temporarios, solo permanecen los procesos

Debemos comprender la temporalidad, el ser original que somos es eterno, el resto de los eventos es temporario. El Barca si bien fue el lugar que le dio la oportunidad de su vida en el proceso de Lionel solo fue un evento, su proceso como el de todos es imparable.

En la relaciones por ejemplo, el principio de la relación probablemente no sea el mismo que a los 7 meses o a los cinco años,  pero lo que va a permanecer es el proceso de dos seres que eligen acompañarse en su crecimiento.

Es entender que lo que va a permanecer es el proceso de transformación en tu vida, y no, los efectos del primer golpe o lo que queremos que pase.

Si hay algo que nos enseña que los eventos son transitorios y el proceso es permanente , es ver crecer a los niños, por momentos pareciera que hay cosas que van a durar toda la vida:  las noches sin dormir, llevarlos y traerlos de sus actividades….no importa si pensabas que ese momento era maravilloso para él y para ti, todos esos momentos se terminan pero el proceso de crecimiento de ambos es permanente

Aceptarlo ayuda a desapegarnos  y enfocarnos en el proceso de tratar de dar lo mejor de nosotros mismos en cualquier cosa que hagamos, en nuestra actividad, en los deportes, en las relaciones. Manifestar más del Amor de La Fuente en todo lo que hagamos

Eso también nos brindará PAZ

Y cuando hemos empezado a transitar un camino de evolución,  no importa que práctica, religión o disciplina realice, aparece la personalidad cuando no respetamos estos dos principios. Confiamos en algo superior pero cuando las cosas no salen como queremos, nos angustiamos y enojamos, si las cosas no duran lo que queremos que duren,  nos ponemos tristes. Pero debemos entender que lo que no va a parar,  es nuestro proceso de crecimiento, que va a pasar por miles de eventos distintos, algunos te van a gustar y otros no tanto, desearás que algunos se acaben y otros duren para siempre, pero ambos van a pasar, te guste o no.

Esto también va a pasar

Debemos mantenernos conectados y confiando en el proceso y así poder mantener el campo emocional aquietado, sino es solamente una información que incorporaste intelectualmente  pero no lo estas practicando.

Si estás ansioso y  generándote expectativas, no estas confiando en el proceso, no estás creando  y no estás viviendo el día a día

A veces el proceso se vuelve muy intelectual: oramos,  decretamos, nos conectamos pero en los momentos complicados la personalidad empieza a tomar preponderancia.

Si ponemos muchas expectativas, nos frustramos muy rápido, Somos nosotros los que debemos comenzar a transformarnos, no es la técnica no es lo que aprenda, el proceso va a ser interno. Por eso, ése proceso de transformación y evolución  es constante

Lo único importante es tener la atención en el proceso, que siempre sea hacia mayor luz, hacia mayor amor, hacia mayor paz, hacia mayor armonía, hacia mayor prosperidad. Porque si la paz la armonía, la prosperidad no te brindan calma, es porque enloqueces es busca de recursos o en busca del amor y es porque no estás haciéndolo conectado, estás haciéndolo a fuerza de tu personalidad.

No somos nuestro pasado, no somos quienes fuimos, estamos en constante proceso de transformación. Que tu pasado no te condicione. Somos quienes todavía no somos, quienes estamos en proceso de transformación

3.Las decisiones difíciles muchas veces conllevan sentimientos encontrados

Debemos estar atentos y ver quien está actuando, solo desde la personalidad existen las decisiones difíciles

“Decisiones fáciles, vida difícil, decisiones difíciles vida fácil” dice Jerzy Gregorek

Quizás conociendo o no las palabras de Gregorek, lo llevo a Lionel a  tomar una decisión difícil, que el tomar la decisión que entendió correcta , no implica que no me entristezca. Claro quizás por unas horas , que pueden ser una semana , un mes o una vida.

Hay decisiones que no nos gusta tomar porque nos generan sentimientos encontrados, podemos sentir que en  ese momento se nos generan problemas, pero ésas decisiones van a hacer que después la paz esté mucho más presente. A veces no queremos tomar esas decisiones para no tener conflictos pero esa paz solo será temporaria.

Desde el estado de conexión, desde esa inspiración Divina, y eso es realmente estar conectado a través de la pineal, sabemos que tenemos que hacer cosas y muchas veces sabemos que tenemos que cambiar de ocupación, mudarnos de algún lugar, cortar relaciones que sabemos que no debemos mantener, aunque sabemos que nos será complicado pero debemos aceptar que las decisiones que marcan una vida, a veces van a llevar sentimientos encontrados.

Es aceptar las cosas como son, aceptar la temporalidad de los tiempos y tomar las decisiones que tengamos que tomar.

Que este proceso nos lleve a mirarnos y a preguntarnos: estamos aceptando las cosas son como son o seguimos en lo que “debería ser”? Porque eso nos enoja, nos entristece

Aceptemos  que algunas cosas van a cambiar y van a transmutar y entendamos que lo único permanente es el cambio en el universo y en el proceso de ascensión

Aprendamos las lecciones en las cosas cotidianas, esas que pensamos que no tienen nada que ver con nosotros pero nos dejan grandes enseñanzas.

Vivimos creando expectativas en el otro, queremos  que el otro haga cosas para sentirnos bien. Ponemos el poder y la atención  afuera, cuando debe estar adentro. Querer que todo siga igual y sea constante y estable es querer controlar desde la personalidad los procesos. A la personalidad le gusta estar en la zona de confort, donde los límites no son muy estrechados, sin embargo cuando estamos cómodos con lo incómodo, es cuando estamos creciendo.

Somos los creadores de todos nuestros momentos, los resultados son incontrolables pero no son aleatorios

Puedes dominar quien vas a ser en ése momento para sintonizar con el mejor resultado, pero para eso hay que estar en calma, aceptando los momentos, las situaciones, la temporalidad y el proceso de crecimiento que no va a detenerse

Preguntarnos: qué tengo que aprender en este situación? ¿ qué potencia puedo sacar ¿llevar la mirada hacia adentro, no preguntarnos porque nos enoja que no nos contesten como no nos gusta, sino precisamente porque nos enoja y ahí comenzar a trabajar en nosotros y comenzar a tomar decisiones, seguramente difíciles pero iremos encontrando la Paz. Juguemos con el lenguaje, la creencia viene por el oír, y con la creencia,  creamos. No digas estoy enfermo, dí: estuve enfermo. No digas “soy pobre”, dí “cuando no tenía la plata para pagar”

Párate en otro lugar, cuando empieces a descubrir que en  la conexión a lo superior reside la fuerza del ser creador que crea cada uno de sus momentos, va a empezar a ser una realidad.

Empieza  a vivir en lo interno antes de que se manifieste en lo externo, antes de estar sano en los resultados de los estudios médicos debes estar sano en tus declaraciones, en vivir como una persona sana , o antes de conocer  una pareja, decir “antes cuando no conectaba con nadie” por ejemplo.  Todo esto nos hace conscientes de que somos lo creadores de cada momento y no títeres del destino donde puede que nos vaya bien o mal de acuerdo al gobierno de turno, la familia,  los jefes etc.

Es importante comprender que a veces  los escenarios que comienzan a presentarse pueden llegar a ser muy duros justamente para darnos cuenta de que somos esos creadores

Vive el día como se presente, con la atención en el proceso. Toma las decisiones que debas tomar aunque duela

Si cambias tu atención, cambia tu frecuencia

La activación es un evento. Lo que es permanente es el proceso de transformación hacia quien todavía no eres, es dejar de vivir en la desarmonía,  los altibajos del campo emocional y empezar a vivir en la calma que te permite llevar tu barco a buen puerto. Vivir más conectado a una potencia,  a una energía que nos haga transitar los vaivenes de la vida que no van a  dejar de pasar, solo nos van a dejar de afectar.

No es que nos volvamos insensibles sino que empezamos a controlar el campo emocional.

Haz click aquí abajo para ver el programa completo donde conversamos sobre éstas 3 claves

3 comentarios en “3 claves para vivir en Paz”

  1. Si la vida nos da limones, sera que tendremos que aprender a hacer las mejores limonadas, me salen deliciosas, y no sabia que las iba a aprender a hacer, la fuente me condujo de la mano y la calma vino a mi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *