¿Te despiertas en la mañana y lo primero que haces es revisar tu teléfono para ver si tienes mensajes, o revisar las redes sociales?  Sin ni siquiera pensarlo.

O ¿no puedes comenzar la mañana sin algo dulce?

Un hábito muy común hoy en día, apenas nos despertamos revisar el teléfono celular.

Los hábitos son aspectos esenciales de nuestra vida, todos vivimos con hábitos de una manera u otra. Los hábitos no son ni buenos ni malos, algunos son efectivos y nos ayudan y otros no son efectivos en ayudarnos a ser quien quiero ser.

Pero algo que yo puedo calificar de “mal hábito” para mí para ti quizás es irrelevante y no causa ningún efecto negativo en tu vida.

Hábitos son tareas o comportamientos, que hacemos tan seguido que se vuelven automáticas.

Muchas partes de nuestra vida está gobernada por los hábitos, sobre todo cuando estamos como en un sentido de piloto automático. Más de la mitad de nuestras acciones están manejadas por hábitos.

Los hábitos son conexiones neuronales en nuestro cerebro que se reafirman cuanto más las usamos y se deterioran, estas conexiones, cuando menos las usamos.

Las conexiones neuronales pueden modificarse.

Creas los hábitos repitiendo actividades hasta que se vuelve cada vez más fácil.

Todos tenemos hábitos que queremos cambiar, y seguro lo haz intentando en muchos casos en el pasado.

A veces pensamos que un hábito que no nos beneficia, es el de fumar, o tomar alcohol en exceso, o comer muchas harinas blancas etc. Y no nos damos cuenta, que el hábito de querer caerles bien a todos o de no ir por lo que quiero o quejarme todo el tiempo, ver solo el problema y no la solución entre otros son igual o menos beneficiosos que los anteriores.

Los hábitos que no nos benefician son más de los que pensamos. EL enojo, el no seguir nuestros sueños también entran en esa categoría

Haz intentado comer más sano, leer más, estar en mejor condición física, meditar y ser más consciente de tu interior etc etc etc. Y probablemente al poco tiempo has vuelto a viejos hábitos y dejado de lado eso que comenzaste.

Comenzamos a querer realizar esos cambios porque tenemos una gran “motivación”, pero la motivación al tiempo cae y cae el nuevo habito que queremos incorporar.

Los cambios requieren tiempo y confianza en que en la dirección que estamos tomando nos va a llevar a ese objetivo a lograr.

¿Cuánto tarda un hábito en formarse?

No 21 días como se dice popularmente.

La Doctora Phillippa Lally del University College of London  habla de un promedio de 66 días. Aunque no es tan simple ni una regla tan general.

Como todo varia según la persona y de la dificultad del hábito que se desea instalar en si. Lo que si esta claro, que la repetición es fundamental para formar un nuevo hábito.

Repetir consistentemente una acción es un paso clave para la formación de un hábito

Siempre que quieras comenzar un proceso de cambio, hazte estas preguntas:

¿Por qué este nuevo habito es atractivo para ti? 

¿Qué sentimiento te mueve para realizar ese cambio?

“El sentimiento es la clave, es lo que hace que hagamos el cambio o no”

Hoy en día nos parece complicado escapar del stress, el miedo y la incertidumbre.

En situaciones estresantes nuestros hábitos salen a la luz, tomando el control.

En tiempos de alto estrés como los actuales debemos ver los hábitos que desarrollamos-

Por eso tenemos que revisar que los hábitos que tenemos son los hábitos que queremos.

La fuerza de voluntad es fundamental en el cambio de hábitos, pero no basta solo con eso.

Cuando queremos comenzar un cambio hay ciertos factores que lo hacen más complicados: (o excusas que nos gusta poner para no comenzar)

.- Dinero ( no tener los recursos para realizarlo)

.- Tiempo ( no tener el tiempo para realizarlo)

.- Capacidad física ( no tener la capacidad para realizarlo)

.- Energía mental y corporal ( no tener la energía para realizarlo.

.- No encaja en mi agenda (Tengo mi agenda a full y no hay lugar para nadas más)

¿Te sientes identificado con algunas de estos puntos?

Aquí te pasamos un par de consejos que te pueden ayudar a comenzar a mantener esos hábitos que quieres incorporar:

  • De lo pequeño a la grande.

La gran clave para comenzar con grandes cambios en nuestra vida es comenzar con mínimos cambios que sean sostenibles en el tiempo.

¿Mismo quieres mejorar tus condiciones físicas?

Puedes comenzar con hacer flexiones de brazo en tu casa.   En vez de comenzar diciendo, voy a hacer 20 flexiones por día, que quizás los 3 primeros días tenga la motivación, y al cuarto día ya lo deje. Comienza por una meta pequeña, solo 2 flexiones.

( el dinero no es un problema, el tiempo tampoco no te lleva casi nada de tiempo , la condición física si tienes una imposibilidad física puedes buscar otra actividad como caminar, Energía mental y corporal para 2 flexiones no necesitas mucho, y no interfiere con tu agenda.)

De 2 flexiones al día, fácil de alcanzar, vas subiendo de a poco.

  • Señales claras (El poder de la atención)

Todo habito tiene una señal que lo dispara, que busca satisfacer alguna necesidad y tiene una recompensa que hace que se repita. Ejemplo: suena el celular por que entro un mensaje (esa es la señal), quiero saber cuál es el mensaje (el anhelo), la respuesta es agarrar el teléfono y como recompensa es que se cuál es el mensaje.

Por lo tanto, debo poner las señales de los hábitos que me benefician más claros y invisibilizar los hábitos que no me benefician.

Ejemplo: Objetivo: Quiero desayunar más sano.

Nueva Señal: Pongo la fruta en un recipiente sobre la mesa donde desayuno. Y el pan lo guardo en un lugar alto que me cueste alcanzarlo.

Haz las señales visibles de los nuevos hábitos que quieres incorporar

Objetivo: Tocar más la guitarra y ver menos tv. 

Nueva Señal: Pongo la guitarra a la vista en el lugar de la casa donde más tiempo paso, y desenchufo la televisión y saco las pilas del control remoto y las guardo en un cajón.

¿Quieres cambiar el hábito de ver el celular apenas abres los ojos? déjalo fuera de la habitación.  Haz invisible esa “señal”.

¿Quieres cambiar el hábito de perder tiempo en las redes sociales los fines de semana? Dile a algún familiar cercano, que te cambie el password el viernes y te lo diga el lunes.

“Donde está mi atención ahí estoy yo, Donde está mi atención en eso me convierto”

  • Unir hábitos, unes un hábito que “deseas” construir con uno que “quieres» y ya tienes incorporado.

Ejemplo:  Quiero ver una serie, pero deseo convertirme en lector. “Después de leer por una hora, prendo la televisión para ver la serie”

Para forma un hábito debes experimentar una sensación de recompensa.

La recompensa es parte fundamental para formar el habito
  • Registra tus nuevos hábitos y los avances. Llevar el avance de tus hábitos te va dando esa sensación de satisfacción, te hace sentir bien, y seguir motivado. Hoy hay aplicaciones que puedes tener en tu teléfono como: Loop, Habithub o Grow entre otras.

O puedes tener un diario de hábitos y escribirlo a mano (que es el que recomiendo)

  • Haz tu compromiso público.   Cuando comentas a otros que vas a comenzar a realizar ese nuevo habito (voy a meditar todos los días, voy a bajar de peso, voy a comenzar a leer más etc etc ), es más difícil dejarlo dado a que mucha gente (que te interesa) está al tanto y eso te puede motivar para seguir adelante.
  • ,Cambia tu frecuencia vibratoria, última pero podemos decir la más importante. Cuando elevas la frecuencia vibratoria de tus sentimientos (más cerca del Amor) dejas de sintonizar con la frecuencia vibratoria de los hábitos que no te benefician ( que tienen una frecuencia vibratoria menor) .  ¿Cómo elevar la frecuencia vibratoria? Meditando, conectándote a la fuente, orando con un sentimiento de unión, caminando por la naturaleza, cualquier cosa que te haga sentir parte de algo más grande.)

Por lo tanto, ese debería ser uno de los primeros hábitos a incorporar.

Conectarte, y elevar la Frecuencia es el mas importante de los hábitos a incorporar

La elevación de frecuencia vibratoria, debería ser el primer hábito a incorporar, dado a que te va ayudar a cambiar todos los demás.

Si quieres que ese nuevo hábito sea parte de tu vida, incluye múltiples señales. Ejemplo: Una alarma cada hora que te recuerde “¿donde esta tu atención?”

Ten en cuenta que si comienzas con pequeños, diminutos hábitos diarios para mejorar, 2 minutos de meditación, 2 minutos de ejercicio, 2 minutos de lectura (aunque parezcan ridículo al principio) desarrollas una rutina diaria que está llena de rituales sanos, y eso es una victoria también.

Desarrollar una rutina diaria que está llena de rituales sanos es una victoria.

En nuestro programa de Acompañamiento Creativo trabajamos en detalle estos aspectos. SI quieres ver mas información sobre el programa haz clic aquí

Si quieres escuchar el podcast dale play al reproductor de abajo.

https://www.spreaker.com/user/11352609/tips-para-crear-habitos-beneficiosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *