Seguramente has notado que los días cercanos a Navidad se empiezan a vivir de un modo diferente. Más allá de las creencias que cada persona pueda tener al respecto, más allá de cualquier credo e incluso independientemente de si nos guste o no celebrar estas fiestas, hay un hecho que no podemos negar: la energía que se respira en estos momentos.

Escucha»El espíritu de navidad» en Spreaker.

¿Qué es lo que la hace tan especial? ¿Qué hace que nos comportemos de manera diferente? En otras ocasiones hemos hablado acerca de ciertos eventos, tales como el solsticio, los eclipses y demás acontecimientos cósmicos que tienen una energía muy especial. Que el solsticio coincida con esta época del año le da un plus energético a diciembre. Sin embargo, existen muchos factores más que contribuyen notoriamente. El comienzo de las 7 semanas sagradas que inician el día de Acción de Gracias, más otras fechas claves como el 8 de diciembre y demás nos dan la pauta de que existe un telón de fondo que potencia y le da sentido al Espíritu de la Navidad.

Asimismo todos nosotros, como creadores que somos, tenemos nuestra parte en todo este proceso y contribuimos significativamente en él con nuestra manera de crear. 

Todos los seres influimos en la red creativa con nuestros pensamientos y sentimientos en todo momento. Lo especial de esta fecha es que esa red – el inconsciente colectivo- se carga con sentimientos mucho más cercanos al amor que en otros momentos.

El famoso espíritu navideño es una energía, una fuerza, más allá de las celebraciones que se suceden en estos días. Este tiempo es un tiempo de unión, o de re-unión, de volver a juntar lo que se ha separado por la discordia, para celebrar el amor y la paz más allá de las diferencias.


Por más que no creas en nada, estés donde estés hay celebración, hay encuentro, hay amor y eso es lo que tenemos que rescatar cada vez más. A veces ponemos la atención en las complicaciones que surgen en torno a los festejos -gastos, lugares de reunión, etc.- olvidándonos del verdadero sentido que se mueve en torno a las fiestas.

Muchas personas dedican en estas fechas momentos de reflexión. Cómo nos fue en el año, qué queremos hacer el año que viene, etc. Esto es un muy buen hábito que, si no lo tenemos incorporado, lo podríamos empezar a implementar. 

De la mano del Espíritu navideño, hay una frecuencia muy linda que podemos potenciar. Salir a la calle, ver los adornos navideños, las personas deseándose buenas cosas, nos recuerdan que no necesitamos grandes cosas para generar grandes momentos.

Porque las pequeñas y simples acciones cotidianas son las que suelen estar más cargadas de amor. 


Independientemente de la situación en la que estamos viviendo, son momentos para meterse de lleno en uno mismo. Más allá de si nos podemos juntar o no con nuestra familia, es una excelente oportunidad para poder reconectar con el espíritu navideño desde el verdadero significado y no tanto desde lo externo. 

Todo lo que hemos vivido a lo largo de este 2020 sumado a todas las creencias que sostienen que este diciembre es especial, inevitablemente genera una carga especial.

Muchas personas contentas e ilusionadas de que después de mucho tiempo podrán volverse a ver así como mucha melancolía por parte de quienes aún se encuentren lejos, todo, absolutamente todo provoca un movimiento energético que dependerá de cada uno transformarlo y potenciarlo para crear con amor. De cada uno dependerá poder tomar las circunstancias que lo rodeen y no dejarse abatir por los sentimientos.

Pero como decimos siempre, esfuérzate y sé valiente, porque mantener el espíritu de compasión, alegría y felicidad más allá de las circunstancias es lo que nos acercará cada vez más a nuestra verdadera realización.

Cómo vivamos este proceso desde adentro definirá lo que pase afuera. Si no crees en la Navidad, puedes creer en el Amor, en la Paz o en Ti Mismo. Nada impide que el Espíritu de este momento pueda envolverte en su abrazo y acogerte como parte de este gran momento. 

¡Felices Fiestas!

¿Ya pediste tu deseo de Navidad? Haz clic aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *